facebookTwitterYoutube
movilinfo@20000leguas.esmovil606 027 309   telefono86 564 29 72 

Inmersiones en Malapascua, Filipinas

Filipinas es considerado uno de los destinos de buceo más atractivo del planeta localizado en uno de los puntos calientes de biodiversidad marina. Cabe destacar el buceo en Malapascua por la presencia del tiburón zorro.

Bucear en Filipinas

De las miles de islas que constituyen el archipiélago de Filipinas, hay una que merece un mención especial para aquellos que viajen movidos por las ganas de bucear: la isla de Malapascua. Cada año, cientos de turistas la visitan, principalmente buceadores que organizan su viaje de buceo para ver al fantástico tiburón zorro. Una especie de escualo totalmente inofensivo y de una gran belleza caracterizado por una cola extremadamente larga. La isla de Malapascua se encuentra situada al noreste y recibe su nombre debido a un barco de colonos españoles que quedó varado la noche de Navidad de 1520.

Desde Cebú, el camino se hace largo por el estado de las carreteras: hay muchas curvas, tramos en obras, algunas mal asfaltadas, con tráfico... Este primer tramo del viaje puede durar entre 2 y 4 horas. Es necesario llegar, en primer lugar, a un pueblo llamado Maya. Es el punto más septentrional de la isla y es el puerto base desde el que salen los barcos tradicionales filipinos (banca). La travesía dura aproximadamente unos 40 minutos, dependiendo del estado de la mar.

Gamba mantis

Una vez que llegas a tu destino, encuentras una pequeña isla de 2 Km2 habitada por gente local y sin grandes infraestructuras como en la isla principal. Todos los hoteles tienen un encanto especial y están ubicados muy cerca de la playa o en la misma. Puedes recorrer toda la isla a pie en una hora, perderte por sus caminos de arena sin asfaltar que atraviesan las comunidades y pueblos como Logon, Bool o Kabatangan. Por el camino verás diferentes casas construidas artesanalamente, de forma austera y humilde donde viven familias enteras. Encontrarás cabañas de madera con gallos, gallinas, cerdos, perros...todos campando a sus anchas por las callejuelas. Fíjate bien cuando pasees y encontrarás iglesias, escuelas, granjas, cultivos... La mayoría de los locales poseen un karaoke en su casa, es una costumbre muy extendida en la isla por lo que es muy común escucharlos cantando a cualquier hora del día (hay WIFI en toda la isla). Es uno de sus pasatiempos favoritos junto con ir en moto a toda velocidad por los estrechos caminos de tierra. Todos los habitantes poseen un carácter afable, son muy hospitalarios y por ello muchos turistas que han ido de visita han decidido quedarse y disfrutar de la paz y tranquilidad que emana de sus gentes y su tierra.

El buceo en la isla de Malapascua es muy agradable y relajado. Hay gran variedad de especies de pequeño tamaño y el tiempo se pasa volando bajo el agua mientras buscas en sus paredes de coral o fondos arenosos. Puedes elegir entre variados puntos de inmersión, la mayoría de ellos tranquilos y sencillos, entre 15 y 25 metros y sin apenas corriente. Ideal para buceadores poco experimentados. Pero también podemos encontrar algunas inmersiones que requieren un nivel más avanzado de buceo.

Uno de los puntos de buceo más visitados es Gato Island, una pequeña isla declarada santuario marino. Se encuentra a 30 minutos de navegación desde la parte sureste de la isla de Malapascua. Un arrecife vertical tapizado de corales blandos y duros que llega hasta los 30 metros de profundidad. Inmersión sencilla sin corriente y de fácil acceso. Aquí se pueden encontrar infinidad de especies de invertebrados marinos, los bellos nudibranquios de vistosos colores son especialmente abundantes, gamba thor, gamba mantis, gamba arlequín, cangrejo de porcelana, caballitos de mar... y, en ocasiones, se pueden ver tiburones de punta blanca de arrecife descansando al final de un bonito túnel de 40 metros que atraviesa parte de la isla.

Pez pipa fantasma

Otra isla muy interesante situada al sur y a 1 hora de navegación es la conocida isla de Calanggaman. Normalmente, se suele pasar el día entero en este punto de buceo. Se realizan 3 inmersiones y comes un picnic en el barco ya que no es posible desembarcar en tierra. La zona sur consta de una pared vertical recubierta de corales duros y blandos, mientras que la parte norte posee un arrecife cubierto de esponjas y gorgonias junto a otras especies de peces como fusileros, anthias, pargos, lábridos... En ocasiones, el buceador tiene la suerte de recibir la visita de mantas o tiburones.

Sin duda, una de las inmersiones que ha situado en el mapa de los buceadores a esta pequeña isla, es la de Nomad Shoal, a 40 minutos de navegación al sur de Malapascua. En este pequeño rinconcito del mundo se pueden ver, casi a diario, al célebre tiburón zorro. Las inmersiones siempre se realizan al amanecer, hay que madrugar y salir del centro de buceo a eso de las 4.30 de la mañana. Llegamos al punto de buceo casi de noche para sumergirnos con las primeras luces del alba, pues es cuando suelen acercarse los tiburones a una plataforma de coral situada a 25 metros de profundidad. Todo está montado para la comodidad y seguridad del buceador, hay hasta una cabo que sirve de guía y límite que no debes sobrepasar para no ahuyentarlos. Son inmersiones cortas, 25 - 30 minutos y sin casi luz. Pero si tienes la suerte de verlos merecerá la pena. Eso sí, para los fotógrafos, esta prohibido el uso de flash para no espantarlos.  En esta inmersión es muy recomendable utilizar Nitrox para aumentar el tiempo de permanencia en el fondo sin entrar en DECO y aprovechar al máximo el encuentro con estos pacíficos y hermosos escualos.

Una zona muy tranquila donde se pueden encontrar la mayoría de las especies de pequeño tamaño es Chocolate Island. Una pequeña isla situada al sur de Malapascua, a escasos 20 minutos de navegación. Este islote cuenta con suaves pendientes submarinas que descienden hasta una plataforma de arena situada a 25 metros de profundidad. Un paraíso para los amantes de la fotografía macro. Las especies más llamativas son los caballitos de mar pigmeo, pez rana, nudibranquios, gambas, cangrejos entre multitud de corales blandos, gorgonias y crinoideos.

Nudibranquio

Otro punto de buceo muy interesante es el Lighthouse, situado hacia el noreste de la isla, a tan solo 10 minutos de navegación. Especial para hacer una inmersión de buceo al atardecer en busca de los peces mandarines que todos los días hacen aparición de entre los corales duros para aparearse con las últimas luces del día. Un espectáculo que tan sólo dura unos minutos pero que merece la pena contemplar. Después, puedes continuar con tu inmersión nocturna.

El buceo en el House Reef es muy recomendable por su sencillez, tanto de día para realizar la inmersión de chequeo como para hacer inmersiones nocturnas. Praderas de arena con algas y plantas marinas que acogen a gran número de invertebrados marinos, pequeños bloques de coral con peces de arrecife y estructuras artificiales que actúan como sencillos arrecifes. Un lugar muy apreciado por los fotógrafos para dedicar horas a los pequeños habitantes de estas aguas poco profundas.

Muy cerca de la isla encontramos North Point, un punto que puede hacerse complicado por las fuertes corrientes que aparecen. Gracias a ellas, se ha favorecido el crecimiento de corales blandos y duros a lo largo de su pared submarina. Con multitud de cuevas y escondites, es un lugar ideal para encontrar a los peces escorpión, peces león, peces sapo, nudibranquios, gambas, cangrejos, caballitos de mar...

Pez en coral


Viajar a Filipinas y bucear en la isla de Malapascua puede ser una experiencia memorable para cualquier viajero en busca de nuevas aventuras. Un viaje lleno de sensaciones, contemplando sus espectaculares atardeceres, recorriendo sus caminos de arena y pequeños poblados o buceando en las calmadas aguas llenas de vida minúscula.